sábado, 25 de julio de 2009

Sin rastros del avión que una banda robó del aeroclub de San Francisco


María Laura Ferrero
Corresponsalía

San Francisco. "Ellos tenían todo armado como en las películas y te dabas cuenta de que no eran ladrones comunes. Nos dijeron que desde hacía dos meses tenían ‘junados’ todos nuestros movimientos", repetía hasta el cansancio Elías Ávila (19), uno de los hijos del casero encargado del aeroclub de San Francisco, quien fue sorprendido junto a familiares y amigos por una banda de delincuentes que se robaron una avioneta propiedad de esa entidad del este cordobés.

El hecho ocurrió el lunes, alrededor de las 20.30, cuando cinco sujetos encapuchados y armados tomaron el control de las instalaciones del aeroclub y redujeron al cuidador, tres de sus hijos y dos amigos. Según la Policía, los asaltantes permanecieron hasta las 4.30 y huyeron en un Pipper Cherokee 300, matrícula LV-MDY, de color blanco con líneas verdes y anaranjadas. Al cierre de esta edición, la avioneta era intensamente buscada y no había ninguna pista sobre su paradero.



Este "golpe maestro" es casi una herida mortal para la entidad sanfrancisqueña. Hace dos años, delincuentes se llevaron un avión Cessna 172, el cual fue recientemente recuperado tras un operativo antidroga en el nordeste del país (ver Saqueo...).

La máquina robada ayer tiene capacidad para seis pasajeros y era utilizada con fines sanitarios y el traslado de personas. Está valuada en 120 mil dólares y es una de las seis que integran la flota del aeroclub de esta ciudad del este cordobés.

Fin de la fiesta Para los hermanos Ávila los festejos del Día del Amigo terminaron en una pesadilla. Cristian Guevara y Leandro Merino, conocidos de la familia, contaron que fueron los primeros en ser sorprendidos por los delincuentes. "Nosotros veníamos en bicicleta y cuando estamos entrando se nos aparecen dos sujetos con un arma. Nos dicen que nos tiremos al suelo y que nos quedemos quietos", relató Guevara, quien junto a su compañero fue atado de manos y pies y llevado adentro del predio.

Allí fueron reducidos dos de los hijos de Ávila. Elías contó que cuando llegó pensó que se había armado la fiesta y que los "extraños" eran invitados de sus hermanos. "Uno amenazó a mi hermana y le pidió que lo presente como un amigo. Cuando le voy a dar la mano saca un arma y me dice que me quede quieto que no me va a pasar nada", añadió.

Conocían a la perfección todos los movimientos de su familia y siempre fueron amables con ellos. "Nos decían que desde hace dos meses nos venían siguiendo y sabían cada cosa que pasó en el aeroclub", dijo.

Cerca de la medianoche, llegó el padre de los muchachos. "Se lo llevaron a recorrer los hangares. Ellos querían un avión que justo el jueves lo llevaron a arreglar", señaló.

El joven aseguró que el piloto se resistía a despegar por las malas condiciones climáticas. "Cerca de las 3 de la mañana –agregó–, se largó a llover con todo. El piloto no quería salir porque la máquina no arrancaba, pero ellos con unos cables la hicieron andar y lo amenazaron con que lo iban a matar", finalizó el muchacho.

Fuente:www.lavoz.com.ar
Fotos:http://usuarios.arnet.com.ar/francoandres/ac/pa32.jpg

No hay comentarios.: