jueves, 21 de agosto de 2008

Spanair admite un sobrecalentamiento previo en una toma de aire del avión, pero justifica el despegue


El avión siniestrado de Spanair tuvo un problema de calentamiento excesivo de una toma de aire antes de iniciar la carrera para despegar por primera vez. El aparato volvió a la puerta del hangar y el problema "fue tratado y aislado" por el personal de la compañía de acuerdo con los procedimientos de los manuales del avión, tras lo cual se le despachó para volar, según ha confirmado el subdirector general de operaciones de Spanair, Javier Mendoza.Mats Jansson, presidente de la compañía escandinava SAS, propietaria de Spanair, preguntado por si la compañía procederá a una revisión especial de los MD-82 de Spanair, ha indicado que "no existe ninguna razón, tras analizar la documentación de la operación, para tomar esa medida". Mendoza ha explicado que al comandante del vuelo JK 5022, una vez aislado el problema, se le autorizó a que volviera a la pista de despegue al no detectar más anomalías. Sobre el estado de las cajas negras del avión, el subdirector ha declarado que se han recuperado y que "parece que alguna de ellas está dañada", pero que hay que descargar toda la información, lo que llevará tiempo, antes de sacar conclusiones.El MD-82 no tenía porque ser retiradoMendoza ha añadido que una vez revisada toda la documentación del problema por parte de los técnicos de Spanair e inspectores de Aviación Civil tras el siniestro no se ha detectado ninguna "anormalidad" en la resolución tomada por la tripulación y el personal de tierra. "Se ha actuado según los estándares y procedimientos que marcan los manuales del avión", ha asegurado. En cuanto a los aviones que Spanair tenía previsto retirar de su flota, Mendoza ha detallado que la selección de aeronaves iba a finalizar "esta semana" por lo que no se puede concluir que el avión siniestrado fuese a ser "especialmente elegido". Por su parte, Jansson ha negado cualquier especulación sobre las circunstancias del accidente y ha emplazado al proceso final de la investigación una vez analizadas las cajas negras de la aeronave. Respecto a las indemnizaciones, el director general de Spanair, Marcus Hedblom, ha explicado que están reguladas por contrato y que se trabajará con las aseguradoras, entre las que se citó a Egon, y con los familiares para hacerlas "lo más transparentes posible".

No hay comentarios.: